¿Que es la quimioterapia?

La quimioterapia es uno de los tratamientos más utilizados para combatir el cáncer y otras enfermedades proliferativas. Su objetivo es atacar las células del cuerpo humano que tienen un crecimiento anormal, ya sea destruyéndolas o controlando su crecimiento. En general, los tratamientos de quimioterapia consisten en la combinación de diferentes medicamentos que habitualmente, se administran en forma intermitente o en ciclos (semanal, cada 2,3 o 4 semanas).

Existen muchos tratamientos y combinaciones diferentes, debido a que el organismo de cada paciente se comporta de manera distinta, su caso será evaluado por el médico de manera individual el cual seleccionará el mejor tratamiento para usted.

¿Para qué sirve?

La mayoría de los fármacos utilizados en quimioterapia, destruyen las células cancerígenas, tanto en el tumor inicial como en las metástasis (aparición de focos de tumor fuera del lugar original).

Objetivos de la quimioterapia
Pueden ser:

  • Curar, sola o conjuntamente con cirugía y/o radioterápia.
  • Controlar la enfermedad
  • Mejorar los síntomas y la calidad de vida.

¿Cuáles son los efectos adversos más frecuentes?

Mucositis: Aparición de lesiones en boca y/o garganta. Puede ir desde un simple enrojecimiento hasta llagas o úlceras dolorosas.

Náuseas y vómitos: La posibilidad de que aparezcan y su intensidad dependen del tratamiento empleado, de las dosis administradas, y de la suceptibilidad de la persona. Generalmente estos síntomas inician pocas horas después de la administración del tratamiento y duran poco tiempo, aunque con algunos medicamentos, estos síntomas pueden aparecer a los 2 o 3 días después de aplicada la quimio.

Diarrea: Cuando la quimioterapia afecta a las células que recubren el intestino, el funcionamiento del mismo puede verse alterado. Como consecuencia puede aparecer diarrea.

Estreñimiento: Algunos fármacos pueden producir disminución de los movimientos intestinales provocando estreñimiento. Este puede verse también favorecido por los cambios en la alimentación, la disminución de la actividad física, menor ingesta de líquidos, o efecto de otras medicaciones que usted pueda estar tomando.

Alopecia: La caída del cabello es un efecto secundario frecuente, pero no obligado, del tratamiento quimioterápico. Se produce por la acción de los distintos fármacos sobre el folículo piloso provocando la pérdida de pelo, esta pérdida puede verse afectada también en diferentes partes del cuerpo como axilas, brazos, cejas, pestañas

Alteración de la piel y las uñas: Durante el tratamiento con quimioterapia pueden presentarse problemas menores en la piel: irritación, enrojecimiento, picazón, peladuras, sequedad o acné. Sus uñas pueden volverse oscuras, quebradizas o agrietadas, o presentar líneas verticales o bandas.

Cansancio o astenia: Se refiere a una sensación de agotamiento físico, emocional y mental que puede ser debido al tratamiento o por la propia enfermedad.

Sexualidad: Aunque la quimioterapia puede afectar los órganos sexuales y su funcionamiento, no existe inconveniente en mantener relaciones sexuales durante el tratamiento.

Efectos emocionales: La quimioterapia puede acarrear grandes cambios en su vida. Puede afectar su estado general de salud, amenazar su sensación de bienestar, interrumpir su rutina diaria. Es normal y comprensible que usted sienta tristeza, ansiedad, enojo y sufra cambios de carácter.

¿Como se administra la quimioterapia?

Usted puede recibir quimioterapia:

  • Por vía endovenosa
  • Por vía oral (Pastillas o cápsulas)
  • Otras vías: Intramuscular, subcutánea, intravesical, intratecal, intraperiotoneal y tópica)

Para administrar el tratamiento por vía intravenosa, puede utilizarse una vena del brazo, o bien recurrir a un catéter conectado a una vena mas cercana al corazón.

Cuando la quimioterapia se administra por vía intravenosa, la duración de cada ciclo puede ser muy variable: Desde unos pocos minutos, hasta varias horas.